28 septiembre 2011

MIRAR HOY HACIA LAS DIEZ MIL VISITAS. GRACIAS A LOS LECTORES.


El 13 de mayo de este año, hace solo cuatro meses y medio, comencé la aventura de escribir en este humilde pero ya querido blog. Como todo desafío nuevo  la posibilidad de convertirme en bloguero implicaba un desafío sobre el cual no tenía experiencia, pero pronto el desafío se convirtió en una experiencia grata primero, muy grata después.

Claro que antes tuve que recorrer desde mi computadora una serie de blogs para observar cómo trabajaban aquellos que iniciaron esta tarea antes que yo, y me encontré con una amplísima variedad de formatos, etilos, modelos, temas, etc. Encontré blogs  humildes, sencillos, elaborados, cuidados y aún abandonados. Políticos, deportivos, turísticos, de cocina, familiares, prácticos, filosóficos, costumbristas, íntimos y hasta muy íntimos. Es que el mundo de la Internet es amplio y generoso y cualquiera que tenga algo para compartir puede hacerlo, solo falta voluntad, una computadora y conexión.


Los primeros artículos no tenían una periodicidad establecida, pero cuando comprendí que si quería presentar un material serio y respetuoso del lector era necesario publicar en tiempos preestablecidos y no solo cuando me viniera en ganas, resolví escribir un artículo diario de lunes a viernes. No es una tarea fácil, siempre lo supe. Un artículo diario de quinientas palabras o más implica voluntad y esfuerzo mental, pero como me gustan estos retos y además tengo experiencia periodista, el lunes 7 de junio comencé a trabajar a otro ritmo, cinco veces por semana, descansando sábados y domingos. Solo no publiqué cuando razones de fuerza mayor me impidieron hacerlo.

Con grata sorpresa descubrí que los primeros visitantes rápidamente se acercaban o superaban las cien visitas diarias. Puede ser – y seguramente lo es – un número pequeño al lado de blogueros reconocidos que reciben cinco o diez veces más visitas que yo, pero que cada día de publicación ingresen cien (y más) personas desde Uruguay y cualquier otro rincón del mundo (más de quinientas personas por semana) es un dato muy gratificante.
El blog, un nuevo y efectivo instrumento de comunicación.

Por estos días Mirar Hoy se acerca a las 10.000 visitas, y ello es un dato muy positivo. Compartir con todos ustedes mis pensamientos y reflexiones sobre distintos asuntos y recibir algunos comentarios es, para cualquier persona que escribe, un dato muy positivo. Escribir es el acto mental e intelectual humano por naturaleza, pues implica la traslación de ideas y pensamientos al papel, una tarea no siempre es sencilla que solo los humanos somos capaces de realizar. Por otra parte, nadie escribe para guardar sus escritos, se escribe para difundir, dar a conocer, compartir y debatir; para generar reflexiones, pensamientos. Así como el acto de leer nos enriquece, todos los que escribimos tenemos la natural y sana esperanza de, con nuestros escritos, seamos capaces de enriquecer a los demás al menos un poco. Y “enriquecer” no significa convencer ni estar de acuerdo, ni siquiera que nos guste. Muchas veces el lector logra ennoblecerse leyendo textos con los que discrepa, escritores de los cuales no gusta.

Lo cierto, y para ir terminando este artículo de ribetes personal, es que este espacio me ayuda a autorealizarme como persona; me da un espacio de comunicación que perdí cuando dejé – por razones ajenas a mí – de practicar el periodismo.

Como ustedes habrán observado el día 23 de setiembre ingresé el último artículo, faltando la publicación del lunes 26 y martes 27. Esa ausencia no fue por descuido ni comodidad, sino porque afortunadamente se ha abierto para mí una inesperada puerta de carácter laboral lo que me ha obligado a reacomodar los tiempos.

No es mi intención abandonar el blog. Por el contrario, deseo continuar comunicándome por este medio y voy a hacer todo cuanto sea posible para mantener este espacio, porque deseo seguir enriqueciéndome, pensando y luchando. A nivel mundial abundan los ejemplos de blogueros que desde su humilde espacio contribuyen a la libertad de los pueblos, no me comparo con ninguno de ellos, pero me inspiro en ellos y quiero sumarme a la cadena virtual gracias a Internet y, por supuesto, gracias a ustedes los lectores. Sin ustedes este ejercicio carece de sentido.

Hasta mañana, si Dios quiere.

Líber del Fuerte.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Si sera genenoroso internet.Basta con leer lo que escribis.

Publicar un comentario

 

MIRAR HOY Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger