23 agosto 2011

IMPUESTO A LA TIERRA ¿OTRO DOLOR DE CABEZA PARA EL GOBIERNO?

Nos ocupamos del tema ayer y hoy volvemos sobe él porque finalmente el Poder Ejecutivo enviará al Parlamento Nacional el proyecto que crea el impuesto a la tierra (Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales - ICIR) con la firma de todos los ministros, inclusive los que se mostraron contrarios a él desde el primer día, como el vicepresidente Danilo Astori y los ministros de Ganadería, Tabaré Aguerre; de Transporte, Enrique Pintado; y de Economía, Fernando Lorenzo.

Según informa El País de hoy, al tratarse el polémico proyecto en el Consejo de Ministros de ayer, el Danilo Astori volvió a marcar su discrepancia con el mismo pero argumentó que lo acompañaba con su firma porque es necesario unificar posturas, en tanto que Lorenzo se comprometió a defender el gravamen ante el Parlamento, lo que fue apoyado por Pintado. Finalizado el encuentro ministerial se realizó una conferencia de prensa anunciando la aprobación a nivel del Ejecutivo y que el proyecto se enviará al Parlamento, pero lo curioso es que ningún integrante del Ejecutivo que a su vez integra el Frente Líber Seregni (FLS) participó de ella. El FLS está compuesto por Asamblea Uruguay, Nuevo Espacio, Alianza Progresista y Banderas de Líber.

A lo dicho en nuestro artículo de ayer debe sumarse lo afirmado en el párrafo anterior, lo que deja claro que el astorismo está en desacuerdo con el impuesto y que lo acompaña porque privilegia la unidad del gobierno a los intereses del país. Lo que no logro entender es cómo los ministros de Economía y Transporte no aprueban el impuesto pero están dispuestos a defenderlo en el Parlamento donde no solo se enfrentarán a sus compañeros de bancada sino que también a la oposición. Para los primeros puede ser válido el argumento de unidad, pero para los segundos no tiene validez. Ningún gobernante serio debería apoyar una ley con la que no está de acuerdo y cree inconveniente para el país.

La diferencia mayor la marcó el ministro de Ganadería que expresó preferir “un camino diferente” y eliminar “el impuesto a los semovientes”. Y explicó que decidió firmar el proyecto porque no le gusta “esconderse detrás (de la firma) del subsecretario”.

Note el lector que los tres ministros vinculados directamente al impuesto (de Economía, de Ganadería y Transporte) y el vicepresidente de la República están en contra de él lo que augura un futuro de incierta aprobación parlamentaria. Tal vez previendo un futuro revés el presidente Mujica expresó que dejará en libertad de acción a sus ministros.


El Nuevo Espacio choca con el gobierno
(Foto de frentelibersergni.com)
A nivel parlamentario el senador Rafael Michelini, líder del Nuevo Espacio, volvió a marcar distancia con el proyecto. Dijo que “ya había dicho que era inconveniente, hubo modificaciones, veremos cuáles son y si se salvaron las inconstitucionalidades”. El portal Montevideo.com informa que el diputado frenteamplista Horacio Yánez (también del Nuevo Espacio) dijo que su sector no aseguró su apoyo al impuesto, y sobre la libertad que Mujica dio a la bancada del FA para votar de forma abierta, comentó no conocer “otra forma de votar un proyecto de ley”.

LA OPOSICION. Montevideo.com también informa que el proyecto de ley no contará con el apoyo de la oposición. El senador José Amorin (P. Colorado) dijo que lo el gobierno recaudará con el impuesto no es significativo y que votará en contra porque “es una medida que va a hacer daño”. Subrayó que hay una contradicción en el proyecto con la tranquilidad que Mujica había dado a los inversores.

El diputado blanco Gustavo Borsari adelantó que el impuesto marca un cambio en las reglas de juego, además que la recaudación va a ser mínima. El presidente del directorio del P. Nacional, senador Luis Heber, expresó el monto a recaudar es ínfimo y que por él seguramente se van a perder inversiones mucho mayores.

El Partido Independiente también se opone al ICIR. Así lo dijo el diputado Iván Posada: “no es un cambio aconsejable”, “este camino genera incertidumbre” y “la coyuntura internacional no es la mejor” para modificar la política tributaria.

CONCLUSION. Ayer recordábamos que el proyecto de ley que crea el impuesto a la tierra surgió como respuesta a la interna frentista por la no anulación de la Ley de Caducidad. Todo lo discutido desde mayo a la fecha demuestra desorden e improvisación por parte del gobierno, y como varios ministros y parlamentarios oficialistas lo han dicho, es un mal impuesto que no debería ser aprobado. Los argumentos de unidad que dan algunos frentistas no valen para los intereses del país que están por encima de todo partido o coalición.

La oposición tiene aquí material suficiente para demostrar (una vez más) las incoherencias del gobierno, el debilitado equilibrio interno del FA, la falta de un rumbo definido y claro, y lo más grave, el uso que el FA hace del gobierno para subsanar heridas y dolores internos.

Líber del Fuerte.

2 comentarios:

raul dijo...

ESTA BUNOE RL IMPUESTO...PRO YO LES PONDRIA A LÑAS CASA DESBITADAS

Tulio Peralta dijo...

El Presidente de la República debe asesorarse por sus ministros. En el caso que nos ocupa, dos ministros claves son el de ganadería y el de economía. Entonces, si ellos no comparten el impuesto: ¿por qué seguir adelante con el mismo?
Ante tantas contradicciones, cabe sospechar que sea parte de una estrategia política y electoralista, que consiste en pretender ser gobierno y oposición al mismo tiempo.

Publicar un comentario en la entrada

 

MIRAR HOY Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger